Como mantener tu cabina de hidromasaje como el primer día

El hidromasaje es un tratamiento de spa a base de agua que utiliza chorros de agua a alta presión para masajear la piel y estimular la circulación.
Un hidromasaje es mucho más potente que un jacuzzi o una cabina de hidromasaje, y el agua utilizada será más caliente. Esto es un tratamiento más que una experiencia.

¿Para qué sirve el hidromasaje?

Un buen hidromasaje es un tratamiento muy satisfactorio – se puede sentir que funciona incluso mientras se está realizando. Un riguroso masaje subacuático, los potentes chorros estimulan la circulación y hacen que la sangre y la linfa se muevan alrededor de su cuerpo y hacia la superficie de su piel.
El calor del agua abre y limpia tus poros, para que encuentres que tu piel se ve y se siente limpia, refrescada y vigorizada.
Un hidromasaje calma, relaja y alivia el dolor en las articulaciones y los músculos.
El hidromasaje puede hacer que te sientas bastante cansado. Las investigaciones demuestran que dormimos más profundamente a medida que baja la temperatura de nuestro cuerpo, por lo que un hidromasaje con agua caliente antes de ir a la cama puede mejorar realmente su sueño nocturno.

Mantenimiento de cabina de hidromasaje

Según los profesionales de diseño de interior, el baño es uno de los sitios más importantes de la casa, más aún si este cuenta con una cabina de hidromasaje.

Para poder preservar por mucho tiempo nuestra cabina de hidromasaje es realmente prioritario tener una rutina de mantenimiento constante, sobre todo de las paredes que forman parte de la zona exterior de la cabina. Prestar atención a que estas estén limpias, brillantes y sin residuos.

Una de nuestras recomendaciones para mantener la cabina de hidromasaje como el primer día, es que realicemos una limpieza profunda de manera periódica.

Podemos limpiar la cabina de hidromasaje con productos como limpia cristales, jabones no corrosivos y desinfectantes con olor para que el lugar quede perfecto, sin suciedad.

Las cabinas de hidromasaje cuentan con un conjunto de sistemas por donde el agua sale a presión, esto la parte clave de la cabina de hidromasaje, pues estos mecanismos son los que realizan el masaje mientras la persona se baña. Esta serie de mecanismos también requieren de mantenimiento periódico. Te recomendamos que desmontes los sistemas y los limpies a fondo por lo menos dos veces al año. El producto estrella para su limpieza es el jabón con pH neutro, para que el sistema no sufra mucho de corrosión y los materiales aguanten por mucho más tiempo.

Otro punto importante es realizar también una comprobación completa de la grifería de toda la cabina de hidromasaje y de los sistemas eléctricos que manejan todo el funcionamiento de la cabina. El mantenimiento de estos sistemas es imprescindible pues sin ellos la cabina perdería completamente su funcionalidad y se convertiría en una ducha muy cara. Esta tarea también se debería llevar a cabo cada seis meses. Por otro lado, te recomendamos que limpies la grifería con un paño suave humedecido para que esta quede brillante y libre de restos de cal.

Para que las paredes de la cabina de hidromasaje no se manchen con los residuos de agua y jabón que quedan tras un baño, te aconsejamos que inmediatamente después de una sesión seques todo el baño con un paño seco que elimine los posibles residuos de cal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *